Sim City

Pensaba que sentarme a jugar con el nuevo Sim City sería como ponerme unas viejas y cómodas zapatillas de andar por casa, pero siendo sinceros esta nueva iteración del clásico de Will Wright es algo a lo que cuesta un rato acostumbrarse... quizás como unas chanclas de dedo.

Lo primero que te impacta es su complejidad. Los primeros minutos de esta demo de Sim City consistieron principalmente en montar un barrio residencial, industrial y de negocios. Luego pasamos a la gestión de las basuras y residuos, suministro de agua y cosas así. Hay un montón de cosas por aprender, y solo con mirar las opciones de mejora para estos edificios tan básicos te haces una idea de la profundidad que te espera en el juego completo. El sistema deja mucho margen para la microgestión, por ejemplo colocando garajes para tu complejo de procesado de los desechos, y lo mismo ocurre con otras expansiones.

Continuar a GameReactor